Pep Guardiola ha resultado ser un líder coherente que practica una superioridad demostrada, más que alardeada, apostando por fundamentar la realidad con el trabajo duro en vez de substanciar las apariencias con discursos elocuentes, reforzando así su capacidad de persuasión desde tres Seguir Leyendo...