El carisma es el resultado de conductas no verbales específicas, no una cualidad personal intrínseca o mágica y, como muchas otras habilidades sociales, esta conducta se aprende desde una edad temprana de forma inconsciente. Probamos nuevos comportamientos, vemos los resultados y los
Seguir Leyendo...