¿Jefes o Líderes? 4 consejos para motivar mejor a tu equipo

Los equipos más efectivos son aquellos dirigidos por “líderes” más que por jefes. Esto es casi una verdad tácita del mundo de los negocios y los resultados son evidentes.

Motivar en vez de dar ordenes, compartir el crédito en los éxitos y la responsabilidad en los fracasos y fomentar el crecimiento de los miembros de su equipo son algunos de los rasgos más celebrados en un líder. Veamos algunos puntos más específicos que pueden ayudarte a ser un líder más efectivo en el día a día:

1. Comunicar efectivamente

En los negocios como en la vida, la comunicación es clave. Los líderes más efectivos son aquellos que entienden que la buena comunicación no es unilateral: hay que escuchar tanto como hablar. Es fundamental que el equipo tenga un espacio para expresarse y sienta que la persona a cargo los escucha y los toma en cuenta. Cuando un equipo se siente cómodo y ve su input reflejado en la forma de trabajar, los resultados son muchísimo mejores.

2. Administrar los tiempos

El tiempo es dinero y, como tal, hay que saber gastarlo e invertirlo. Es importante que la persona a cargo de dirigir el equipo sea responsable con los tiempos; desde las horas dedicadas a un proyecto hasta la duración de las reuniones, pocas cosas tienen una influencia tan positiva en un equipo de trabajo como sentir que su tiempo está bien administrado.

3. Establecer límites claros

El líder más efectivo es el que encuentra un balance justo entre ser un jefe y un amigo para su equipo. Una sensación de confianza y de camaradería en el equipo es fundamental para la moral y la motivación, pero en contraste también es necesario que la persona a cargo tenga límites y estándares claros. Saber hasta dónde llega la tolerancia y dónde están los límites es un factor clave para que el equipo se mantenga motivado y enfocado.

4. Tener inteligencia emocional

Algunos equipos son más efectivos que otros aunque parezcan tener los mismos recursos y el mismo talento ¿La explicación? Es simple: las relaciones.

A fin de cuentas un equipo no es mucho más que un grupo de personas con un objetivo en común. Cada individuo aporta distintas cualidades y cuenta con distintas herramientas, a la vez tiene una mentalidad y una personalidad distinta. Los líderes más exitosos son aquellos que tienen la inteligencia emocional suficiente para entender el mind-set de las personas en su equipo y la capacidad de usar eso para generar relaciones sanas dentro del mismo.

Red Innova

fuente de la foto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *